INFORMACIÓN | 05-12-2019

Al comienzo del año no podían leer y escribir, pero ayer presentaron dos libros

El jueves por la tarde, el edificio que alberga al jardín municipal María Ida Álvarez, en barrio La Calera, se pobló de emociones. El motivo, más que justificado, porque nueve mujeres que se animaron a volver a las aulas para aprender a leer y a escribir, volcaron sus conocimientos sobre hierbas medicinales y cocina tradicional en sendos libros.

Villa María: Al comienzo del año no podían leer y escribir, pero ayer presentaron dos libros

El jardín donde seguramente concurren sus hijos y nietos fue el espacio para esta actividad. Allí se presentaron los libros “El herbario” y “Recetarios”, producciones realizadas durante el programa de alfabetización que lleva adelante la Secretaría de Educación del municipio.

 

“Nuestra mamá nos preparaba medicina casera, por eso nosotras conocemos las hierbas para resfríos, dolor de estómago y otros dolores”, explicaron casi al unísono las autoras de “El Herbario”, Alejandra Via Choque, Andrea Vega, Cirila Characayo Aguayo, Judith Loza Tarqui y Noemí Vega.

 

“Es un herbario propio, que armamos nosotras, sobre hierbas naturales que sirven mucho”, resaltaron, y enseguida valoraron la oportunidad que el programa de Educación de Jóvenes y Adultos brinda para volver a estudiar.

 

La mayoría cuenta una historia similar: iniciaron la escuela, pero por diferentes motivos familiares y personales, no pudieron darle continuidad. Así, aunque al comienzo del año tenían nociones básicas sobre lecto escritura, hoy presentaron sus producciones bajo la forma de libros de recetas medicinales y culinarias.

 

Marta Gallardo, Teodora Meza Rojas, Renata López Toco y Lourdes Rodríguez Ugarte son las autoras de “Recetario”, un libro para que el hurgaron en sus conocimientos de cocina, llevándolos a la letra y al papel. Recetas de bifes a la criolla, de estofados y otros platos típicos de la cocina popular están detallados en esta producción.

 

Marta y Teodora contaron su experiencia, la de dos mujeres con hijos mayores que las alientan a seguir estudiando, a aprender más. Ambas se vieron impedidas de continuar en la escuela durante su niñez, pero ya con una amplia experiencia de vida decidieron volver a las aulas.

 

María del Carmen Lorenzatti, responsable del programa municipal, destacó el proceso realizado por las nueve estudiantes, y explicó que “la lectura y la escritura es mucho más que apropiarse del código”.

 

Sobre el proceso que desembocó en los dos libros presentados, la funcionaria indicó que “las alfabetizadoras plantearon la importancia de generar un producto de lectura y escritura, por lo que durante el año se trabajó con los conocimientos que tenían las alumnas”.

 

“Trabajamos desde la perspectiva de los nuevos estudios de literacidad, donde es muy importante recuperar los saberes que las personas tienen en torno a la lectura y la escritura y en torno a las distintas situaciones de la vida cotidiana”, amplió.

 

El programa de Educación de Jóvenes y Adultos está en marcha desde 2016 y tiene diferentes líneas. Así, hay un área destinada a alfabetizar, otra a personas que, sabiendo leer y escribir, no concluyeron la primaria, y otra para quienes quieren terminar sus estudios secundarios.

 

Se trabaja a través de tutorías en diferentes barrios de la ciudad, en una tarea mancomunada con la Universidad Tecnológica Nacional y con el Gobierno provincial, a través de diversos programas.



Consultas